Columnistas


¡Se «incendia» Prodesarrollo!

¡Se «incendia» Prodesarrollo!

Llegué a albergar la posibilidad de que la primera noticia positiva de ayer lunes fuera la renuncia irrevocable de la señora Gloria Trujillo Urquijo, a quien le entregaron el cargo de directora ejecutiva de Prodesarrollo, responsable junto con el alcalde Lozano de gestión del riesgo en el municipio.

La presentación desteñida y nada profesional que exhibió ante el Concejo de Girardot deja claro por qué el funcionamiento flojo y enclenque de Prodesarrollo. Y sin mencionar el abandono en el que se tiene a varias familias que empiezan a sentir la desventaja en época invernal en donde los riesgos aumentan y la ausencia del Gobierno municipal se mantiene impertérrita.

La exposición de la señora Gloria en el Concejo no debe preocupar por la escasez de recursos para hacer una presentación decente, sino porque su «directora» con sus evidentes limitaciones demostró no estar preparada para continuar con la responsabilidad de un cargo que, entre otras cosas, representa la protección de miles de vidas de residentes y visitantes al municipio.

Que  los contratistas tengan que llegar en su auxilio para apagar su incendio deja claro que ni son todos los que están, ni están todos los que son. Nunca, después de esto, pudo retomar la dirección de la exposición ratificando su desconocimiento en el tema.

Así quedó reflejado. En un momento de su intervención solicitó a la presidencia: «Si me permite señor concejal, quiero que me apoye el asesor financiero». Antes de que terminara la frase el presidente del Concejo, Juan Carlos Ortiz Arias le respondió: «Eso le iba a decir mi doctora, porque veo que no tenemos totalmente conocimiento de su informe, […] pues sí, […] le daría la oportunidad de que algún funcionario profesionalmente nos rinda por favor este informe […]».

Puede que esto explique por qué llegar a las instalaciones de Prodesarrollo y del Cuerpo Oficial de Bomberos de la casi ciudad es como penetrar en un inframundo gris, misterioso, alejado de la realidad. Tan pronto se cruza el umbral empiezan las miradas furtivas, los murmullos, los códigos visuales, las frases entrecortadas, las risas nerviosas, en otras palabras, ¡el miedo!

Y lo primero que se pregunta un visitante desprevenido es: ¿miedo de qué? ¡Sí!, ¿qué es lo que tanto les preocupa desde administraciones anteriores que incluso algunas les han prohibido a los bomberos dar declaraciones a la prensa? ¿Qué tanto hay que esconder o qué es lo que no se debe saber, que parece la tapa de una olla exprés con decenas de válvulas de escape a punto de explotar?

Hay que preguntar qué personajillos desde años atrás protegen a los directores de Prodesarrollo. ¿Por qué es tan difícil obtener información oficial y oportuna de lo que se solicita? ¿Por qué ha sido imposible en los últimos años contratar a un director capaz? ¿Cómo funciona el Cuerpo Oficial de Bomberos de Girardot? ¿Está gestión del riesgo atendida por personal idóneo para atender un desastre de grandes proporciones?

Hay un tema, de todo lo anterior enumerado, que es necesario radiografiar con detalle y mucha delicadeza: el Cuerpo Oficial de Bomberos de Girardot. En la plenaria del domingo 14 de marzo varios concejales plantearon interrogantes que deben preocupar si llegan a ser ciertos.

Farid Rodríguez Hennessey denunció que un personaje en el Cuerpo Oficial de Bomberos de Girardot fue « […] contratado, se le dio dotación, se le ha cancelado sueldo, se ha cancelado prestaciones, y tengo en mis manos un documento de la Procuraduría General de la Nación donde este señor ¡no puede estar laborando ahí! ¿Cuál es el control que tienen ustedes? […] aquí tiene una sanción de diez años por la Procuraduría General de la Nación. […] y tiene diez años de sanción desde el año 2014 […]».

El concejal Julián Huertas presentó la posibilidad de la venta de agua por parte de Bomberos al municipio de Flandes: « […] que nos regale un comparativo de los consumos de agua del 2020 y el 2021.  Y queremos ver cuánto consumo han tenido por venta de agua […] porque tenemos información que están llevando agua al municipio de Flandes, pero no se lo puedo sostener porque todavía no tenemos las pruebas», señaló en la plenaria.

En cuanto al uso de los vehículos asignados a Prodesarrollo (Toyota y Optra) planteó la posibilidad de que estén siendo utilizados de manera abusiva e irresponsable (palabras mías), por personas ajenas a la entidad: « Nosotros tenemos información […] no lo podemos afirmar, que el carro de Prodesarrollo, los vehículos de Prodesarrollo, son de uso personal y lo están usando en términos personales».

Esta última observación coincidió con lo dicho posteriormente por el concejal Iván Enrique Salguero Hernández, cuando en su intervención le preguntó a la señora Gloria Trujillo hasta dónde van los límites de Girardot con el municipio de Guataquí, ya que dijo haber encontrado en recibos de caja menor de Prodesarrollo cuatro peajes de Guataquí, correspondientes, supone él, a dos viajes diferentes a ese sector de Cundinamarca.

Como se puede observar hay demasiados temas para aclarar. Pero también hay que conocer cómo es el ambiente laboral en la entidad; si todas las máquinas que salen tienen sus documentos al día; sobre el suministro de elementos de protección de bioseguridad; quiénes compran realmente los elementos de aseo para las instalaciones de bomberos; si es real que cada bombero tiene la dotación completa; realmente cuántos carros de bomberos funcionando tiene Girardot; por qué desde hace años ningún comandante los dirige.

Cómo están de mangueras de 2” ½; si todos los equipos de auto contenido o respiración autónoma son suficientes y funcionan perfectamente; si quienes conducen los vehículos tienen sus licencias. Por nombrar algunos.

Es momento de que el Alcalde de esta casi ciudad comience a apagar el fuego que se extiende invisible y sigilosamente en Prodesarrollo, sin que el Cuerpo Oficial de Bomberos pueda extinguirlo, porque parece lo consume el mismo incendio.

Ni forma de decir: ¡que llamen a los bomberos!

*Las opiniones plasmadas por los columnistas en ningún momento reflejan o comprometen la línea editorial ni el pensamiento de Plus Publicación.