Columnistas


«Me declaro impedido»

«Me declaro impedido»

Pasado el reinado local Señorita Girardot 2023, y recién comenzando el quincuagésimo segundo Reinado Nacional del Turismo (RTN), es mi deber para aquellas personas que me han preguntado, y por su puesto a nuestros seguidores, explicarles las razones por las cuales Plus Publicación ni informó, ni cubrirá el evento que recién empieza.

Haciendo la advertencia, de que mi posición, como director del medio digital y coherente con la línea editorial que he mantenido desde el comienzo de nuestro ejercicio, hace que lo que pensemos, escribamos y hagamos tengan una relación directa, que es lo que algunos llaman integridad.

Hago la acotación anterior, porque como me lo enseñó mi padre en mi niñez, solamente hablo por lo que a mi corresponde. Lo que en castellano quiere decir, que, en este caso puntual, el proceder de cada uno de los medios o comunicadores es absolutamente respetable y no me corresponde hablar sobre ellos.

Las razones pueden ser demasiadas, pero las principales tienen que ver con la transparencia en la parte contractual de la que careció el evento pasado, reflejada en el maremágnum desbocado que inundó desde arriba y los costados los dos eventos principales: el Señorita Girardot y el RNT.

Aunque abundantes fueron las denuncias en diferentes medios de comunicación, redes sociales y principalmente en el Concejo Municipal en donde casi que, de manera inquisidora, en el buen sentido de la palabra, se trató de aclarar la verdad con el entonces primogénito director general del Instituto Municipal de Turismo, Cultura y Fomento, Alex Castellanos Lugo, hasta el momento todo fue un acto de ilusionismo.

Concejales y veedores prometieron a voz en cuello que llegarían hasta las últimas consecuencias y acudirían a todas las instancias judiciales necesarias para que nada de lo que no se pudo comprobar quedara impune, les llegara el agua hasta donde les llegara. Pues les ha llegado más arriba del cuello, porque hasta el momento todos los presuntamente involucrados, señalados, endilgados, acusados, mencionados, continúan libres y campantes, escogiendo en qué tolda política camuflarse para continuar haciendo de las suyas.

Que habría un informe final que resumiría de manera clara y precisa en qué se invirtieron, según palabras del mismo primogénito director general, $3 496 281 639, (luego de tantos ajustes no sé si la cifra es la misma), el cual nunca se conoció, al menos de boca de él. Porque la segunda vez que acudió al recinto del Concejo, (28 de febrero de 2023) fue para prender una hoguera o ventilador, en donde habló de todo, menos de lo que prometió, referente al informe final.

El reciente reinado local tuvo toda clase de atipicidades, con el único objetivo de hacerlo fuera como fuera, contra viento y marea. Hasta el punto de crear un Decreto en donde se les esculpió poderes para que veedores individuales o «vecinos» del barrio escogieran a su soberana. A última hora, contra todo pronóstico, el mago sacó los conejos del sombrero. Y entonces en dos noches se gastaron $300, $400, $500 millones de pesos, no lo sé, para realizar unos festivales improvisados en donde las comunidades no tuvieron participación importante, que es la esencia y razón de ser de su realización.

Del RNT, para no extenderme, basta con mirar su programación para entender que se continúan realizando eventos que después de medio siglo no demuestran toda la experiencia, experticia y añejamiento que debería reflejarse, primero, en los ribetes de los artistas, y segundo, en los sitios escogidos para hacer las presentaciones más importantes, como la velada de elección y coronación de la reina 2023, que nuevamente se realizará en el novísimo Club de Eventos Bavaria, un potrero que no más hace un mes era un grosero lote de engorde.

Se habla de $3500 millones para este año, ¿seguramente con adiciones?, pregunto. En este momento, mínimo, deberían existir investigaciones en curso sobre lo ocurrido, o en su defecto la total claridad de la inversión de los reinados del año anterior, antes de continuar desembolsando sin fondo.  

En ese orden de ideas, vuelvo y repito, desde mi criterio y línea editorial, no pretendo legitimar unos eventos de los cuales existen y, como vamos, existirán demasiadas dudas y preguntas por resolver. Porque hay que dejarlo claro, una cosa son las imprecisiones y desaciertos en lo logístico, y otra muy diferente lo que ocurra de manera escandalosa con los dineros invertidos, y de los cuales no se da una respuesta clara y oportuna a quienes la merecen, que son los girardoteños.

Por este año, «me declaro impedido», haciendo la salvedad de que no presenté propuesta comercial alguna al operador ni a los organizadores para recibir pauta publicitaria de los dos eventos. En el 2021 no participamos de la pauta publicitaria del RNT, y no obstante lo cubrimos. 

Interesante tema para llevar a la academia, por la cantidad de interpretaciones que se le puede dar. La mía, como director de Plus Publicación, queda sentada.

*Las opiniones plasmadas por los columnistas en ningún momento reflejan o comprometen la línea editorial ni el pensamiento de Plus Publicación.